Los sistemas de control de acceso son dispositivos formados por un software y un hardware diseñados para permitir o restringir la entrada de una persona a un inmueble, mediante una identificación. Esta puede ser una contraseña, una tarjeta magnética, una huella dactilar, los puntos biométricos de la cara, etc.

En realidad, cuando la persona en cuestión está autorizada para pasar el control, al identificarse genera un impulso eléctrico que abre la puerta, torniquete o barrera de acceso. Como sistema de acceso es muy práctico, ya que en los puntos de acceso a áreas restringidas se evita el uso de llaves y a la vez la entrada de intrusos. Un sistema de control de acceso aumenta la seguridad en los recintos e incluso permite el acceso escalonado de las distintas áreas.

Se dividen en dos clases de sistemas:

Conectividad: Controles de acceso autónomos y Controles de acceso conectados en red

Por método identificativo

-Biométricos: Huella dactilar, reconocimiento facial

-Tarjetas: Magnéticas, (RFID)

-Contraseña numérica